¿Los Perros Pueden Comer Hueso?

No hay nada más icónico que un perro con su hueso. Se lo usa para decorar sus platos, casas, collares, incluso, juguetes en forma de hueso.

los perros pueden comer hueso

Por generaciones, nos acostumbramos a ofrecer huesos a nuestros perros, pero al pasar el tiempo, hemos aprendido que existen riesgos, razón por la cual cada vez son menos los perros que comen hueso.

Entonces, ¿pueden comer hueso los perros? La respuesta corta es SI, pero no todo hueso es bueno, y aquí intentaré contártelo todo, para que tu perro disfrute de un delicioso hueso de forma segura.

Huesos para perros

Los huesos son una fuente importante de minerales y otros nutrientes que ayudarán a satisfacer el apetito de tu perro.

Masticar un hueso, además, estimula la producción de enzimas en su saliva, ayudando a reducir la acumulación de placa en encías y dientes. También, un perro que mastica un hueso, se sentirá más relajado, disminuyendo radicalmente esas excesivas lamidas o rascadas de patas.

huesos para perros

Por su consistencia, los huesos pueden llegar a romperse, astillándose o formando pedazos con puntas. Por esta razón, muchos veterinarios cuestionan su consumo, indicando que el riesgo puede ser mayor a los beneficios.

Pero, no todos los huesos son iguales, además, dependiendo del tipo de hueso, así como su origen (tipo de animal), puede tener un fin diferente.

¿Qué huesos pueden comer los perros?

La gran mayoría de huesos, siempre en estado crudo, son considerados comestibles por perros. Entre estos encontramos los huesos de pollo, pavo, cordero o res, ya que son suaves al masticar, comer y al digerir.

Sin embargo, así como lo dicen los veterinarios, persiste el riesgo de atragantamiento, sobre todo en casos donde el perro se lo trague sin haberlo masticado apropiadamente.

Para minimizar estos riesgos, hay algunos pasos que debemos seguir, y te los cuento ahora.

Guía de cuidados

Si estás pensando en ofrecerle un hueso a tu perro, como alimento o recreacional, te invito a seguir estas recomendaciones:

Nunca, pero nunca, le ofrezcas un hueso cocinado a tu perro. La cocción remueve la humedad del hueso, haciéndolo más propenso a astillas o a romperse.

Supervísalo en todo momento. No dejes a tu perro solo, masticando su hueso. Algún pedazo podría desprenderse y causar asfixia. También, si tu perro no actúa calmado, y lo muerde con desesperación, podría causarle heridas o dañar sus dientes.

Retira y bota los huesos roídos. Algunos perros pueden llegar a masticar un hueso al punto de empezar a astillarlo o, quedando un pedazo pequeño que puede considerarse riesgoso.

No ofrezcas huesos con médula a perros pancreatitis. La médula tiene un alto contenido de grasa, lo que podría complicar su cuadro, causando diarreas y malestar estomacal.

Los perros que han tenido una reparación de su dentadura no deben comerlos. En estos casos, podrían lastimar su boca o romper sus dientes, causando mayores problemas dentales.

No les des un hueso a un perro con altos niveles de excitación. Al no poderse controlar su estado de ánimo, llegan a querer comer el hueso rápidamente, tragándolo completamente, lo que será un riesgo para el o ella.

Dale el hueso luego de su comida. Como ya comió y se siente satisfecho, es menos probable que se lo quiera comer con rapidez, por lo que lo masticará más despacio.

Evita ofrecer huesos que se puedan tragar enteros. Esto dependerá del tamaño del perro, por ejemplo, un hueso de pollo puede resultar un riesgo para un perro grande, como un pastor alemán.

Como regla, ofrece huesos que sean más grandes que la longitud de su hocico. De esta manera, les resultará imposible de tragarlo entero.

No le ofrezcas huesos cortados a lo largo por la mitad, de costillas o de cerdo. Este tipo de huesos son más propensos a astillarse y causar heridas.

Con huesos recreacionales, que lo mastiquen por un tiempo no mayor a 15 minutos. Este tiempo es suficiente como ejercicio, además, los ayudará a concentrarse y será una buena recompensa.

Así mismo, refrigéralos cuando no se los use. Tras 3 o 4 días, ya podrás tirarlos a la basura, eliminando el riesgo de contaminación.

Evita darle hueso a tu perro cuando tienen otro perro de visita. No importa cuan sociable y tranquilo sea tu perro, el o ella seguro que protegerá su hueso a toda costa.

¿Qué beneficios ofrece el hueso a tu perro?

La masticación es un acto natural y muy importante para los perros. Esto los ayuda a bajar los niveles de ansiedad y estrés, ayudándolos a mantenerse más tranquilos y equilibrados.

que pasa si un perro come hueso

Masticar un hueso hace que se produzcan enzimas en su saliva, que previenen la acumulación de placa. También, el hueso funciona como un cepillo, raspando y quitando el sarro de los dientes, manteniendo una dentadura más limpia, y con encías más saludables.

Aportan minerales como el calcio y el fósforo, que ayudan a mantener un sistema digestivo saludable. Además de su conocido aporte al sistema oseo, también ayudan a fortalecer los músculos del estomago, prevenir su hinchazón, fomentar movimientos intestinales saludables y prevenir problemas de la glándula perianal.

Otras preguntas que realiza la gente

Aquí recojo algunas de las dudas más comunes sobre este tema, y las respondo para ti.

¿Pueden comer huesos de pollo los perros?

Si, los perros pueden comer huesos de pollo, así como los de pavo, pero ten en cuenta las recomendaciones señaladas más arriba.

Si le vas a dar este tipo de huesos a un perro, es preferible que sea con carne, ya que al masticar, se tritura el hueso, pero este queda protegido por el tejido. A su vez, la carne ayuda a un paso más seguro hacia el estómago.

¿Los perros pueden comer huesos de costillas?

De hacerlo, lo pueden hacer. Sin embargo, las costillas se suelen astillar con mayor facilidad, por lo que es mejor evitarlas.

Esta recomendación aplica, también, para todo tipo de hueso de cerdo, ya que se astillan más fácilmente y podrían causar asfixia.

¿Los perros pueden comer hueso de conejo?

Si estás pensando en ofrecerle huesos de conejo a tu perro, que sea completo, con todo y la carne, así le resultará más seguro, además de nutritivo. Esto aplica para conejos, así como liebres y otros animales de similares características.

¿Pueden comer hueso de cordero los perros?

Si pueden comerlos. Sin embargo, ten en cuenta que estos son mas delgados y densos que los de res, por ejemplo, por lo que pueden resultar mas apropiados para un perro de raza mediana.

¿Pueden comer hueso de jamón?

Este tipo de huesos resultan mucho más densos y duros, por lo que resulta difícil que se astillen. Sin embargo, un perro de raza grande o gigante la tendría más fácil con estos huesos, así que te sugiero seguir la guía de cuidados.

¿Huesos molidos para perros?

Puede que hays escuchado hablar de la harina de hueso, pues es eso mismo, huesos molidos muy fino, que forman una especie de harina.

Esta harina se la suele utilizar como ingrediente para la elaboración de piensos, ya que aportan minerales como el calcio y fósforo, y es más fácil de dosificar. También, es posible encontrarla en forma de suplemento, resultando una alternativa más práctica y segura, en caso que no desees darle un hueso entero.

Sustitutos de hueso

La industria de alimento para mascotas no se queda atrás, y busca ofrecer un sinnúmero de opciones que reemplazan al hueso, indicando que son una alternativa más saludable.

Aunque no estoy en contra de todas estas opciones, si debes tener en cuenta que muchas de estas son productos procesados y que, a diferencia de lo que dicen, también pueden presentar ciertos riesgos a la vida y salud de tu peludo.

Muchas de estas opciones están elaboradas a base de cuero o alguna otra fibra como tendones o ligamentos. El gran problema es que, tras ser procesados, se vuelven menos digestibles, con el potencial riesgo de causar bloqueo intestinal.

Además, y una gran parte de nuestra responsabilidad, llegamos a creer que pueden pasar en el piso. Esto llega a causar contaminación de ese «hueso», con un alto riesgo de intoxicación parasitaria o bacteriana.

que huesos pueden comer los perros

Por último, muchos de estos productos contienen gelatina, saborizantes artificiales y otros aditivos y preservantes, que pueden resultar peligrosos, algunos considerados como sustancias cancerígenas.

A mi me gusta ofrecer a mis perros huesos naturales, ellos lo disfrutan y a mi me encanta verlos entretenerse con ellos. Mientras sigas las recomendaciones de este artículo, no hay razón para no ofrecer un delicioso hueso a tu peludo, y si aún tienes dudas, aquí estoy para ayudarte a aclararlas.

los perros pueden comer fresas
garbanzos para perros
los perros pueden comer quinoa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.